14.10.10

Granfalloon (El Clamor de los Idiotas)



Clamemos la llamada de nuestro poderoso,

puesto que hoy le damos el tributo.

Velas prendidas, botellas de brebaje soñoliento.

Música mediocre que le canta al dios difunto,

el que solía regirnos con lo fraterno

y ahora lo negamos por su indeseado fruto.

Preparemos las mozas ilusorias,

hoy su flor desvanecerá ante la gloria

de nuestras pértigas siderales.

El ritual será nuestro único alimento.

Nuestra única razón de vida,

nuestra única guía intrínseca.

Sobre los pilares pétreos, se abre la puerta cancerada

pues el dios fálico hace su triunfal entrada.

El resplandor nos resguarda y nos embriaga.

¡Libres seamos sus súbditos en su éxtasis!

Proclaman su nombre bajo el trance lascivo.

Llorando lágrimas de la simiente, tibio cáliz.

Caricias de manos tibias, sobre el sudor.

Un engaño, una forma de persuadir.

Nuestras lenguas caerán sobre los sotillos,

lubricando el camino de la juventud femínea.

Agraciados seamos, nuestros egos se complacen.

Seamos los farsantes,

el fin justifica los medios.

Ya que nuestra alma cazadora es infranqueable

y la carne es abundante.

Satisfechos estamos, nuestro dios se regocija.

Hemos hecho su voluntad que le debemos.

¡Salve al dios putrefacto!

El creador de nuestra juventud estúpida,

pues en él recae la masa miserable.

¡Muerte al romántico desposeído!

Que sólo sea el rastro de los bardos,

castigado sea por engañarnos

con la afición estúpida

de quienes han sido olvidados.


5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No se quien eres, pero encontré una croquera tuya en la basura, y me pareció genial.

      Eliminar
  2. No se quien eres, pero encontré una croquera tuya en la basura y me pareció genial.
    /Fuerababylon

    ResponderEliminar
  3. No se quien eres, pero encontré una croquera tuya en la basura y me pareció genial.
    /Fuerababylon

    ResponderEliminar