4.5.09

3

Hoy me llenaré de la quejumbre

y desenterraré tus cartas para corromperme.

Le gritaré al firmamento con mi voz de serpiente,

para que el aire guíe mi mensaje.

Le dibujaré una rosa a tu foto,

y voy a creer que alguna vez dijiste algo bello

y no la mierda que sueles decir hasta hoy.

Maldigo la ineptitud de mi mente.

Lamento haberte escuchado.

La maldición no ha vuelto,

pero lo necesito como un adicto irremediable.

Necesito ideas, necesito más mácula.

Recordar que la vida no es el cliché feliz,

sino la cruda ruta del pestilente sinsentido.

Invoco mis versiones sobre ti.

Las falsas imágenes ingenuas,

para que me tiñas el corazón de negro.

Quiero regresar al sollozo perpetuo

Cuando deseaba tanto por algo insignificante.

La música tenía fuego,

las mascaras eran relevantes

Y las agujas no dolían el alma.

A ti no te conjuro, tú no existes en mí.

Le hago un sortilegio a tu pasado,

Susténtame de morriña.

Cuando nos escondíamos en el parque,

Cuando jugábamos a perseguirnos.

Cuando te hablaba en francés disonante.

Cuando tú eras tres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario