29.7.11

Todas las cosas buenas (Frou 3)

Nunca lo entendiste,

Luchar por la reminiscencia de días mágicos,

Nunca lo entendiste,

Ceder ante mi corazón por una causa, un milagro.


Y ahora que el silencio depara nuestros caminos,

como burdo mediocre dejo lagrimas partir,

La espada cae sobre la mirada de los fríos,

el alma se parte de nuevo, no hay forma de redimir.


Nunca lo entendiste,

La amistad no es sólo la compañía,

sino el pacto de almas sobre la coincidencia conceptual,

cada momento en magia, en crisis, en alegría.

Nunca lo entendiste...


Todas las cosas buenas tienen su fin,

En forzarme a dejar que tantas palabras se marchiten,

Rendirme y dejar de sentir,

Forzar la caída y envenenarme como solución final

ante tan viciado y moribundo existir.


Te dejé porque me rendí,

La ironía me jugó su engaño,

Cuando tu emblema era nuestra magia,

Nuestras ilusiones y formas de ver las cosas,

La maravilla de dos que se habían encontrado

y que no podían estar de lado a lado,

Te estancaste en tu rabia,

me estanqué en mi reclamo.


Nunca lo entendiste,

Todas las cosas buenas se han marchado,

La amistad es un pacto que se cuida,

Y yo lo maté por asfixiarte,

Soy un asesino mancillado,

es mi culpa, es mi maldita vida...

Tú nunca lo entendiste, jamás lo harás...

14.10.10

Granfalloon (El Clamor de los Idiotas)



Clamemos la llamada de nuestro poderoso,

puesto que hoy le damos el tributo.

Velas prendidas, botellas de brebaje soñoliento.

Música mediocre que le canta al dios difunto,

el que solía regirnos con lo fraterno

y ahora lo negamos por su indeseado fruto.

Preparemos las mozas ilusorias,

hoy su flor desvanecerá ante la gloria

de nuestras pértigas siderales.

El ritual será nuestro único alimento.

Nuestra única razón de vida,

nuestra única guía intrínseca.

Sobre los pilares pétreos, se abre la puerta cancerada

pues el dios fálico hace su triunfal entrada.

El resplandor nos resguarda y nos embriaga.

¡Libres seamos sus súbditos en su éxtasis!

Proclaman su nombre bajo el trance lascivo.

Llorando lágrimas de la simiente, tibio cáliz.

Caricias de manos tibias, sobre el sudor.

Un engaño, una forma de persuadir.

Nuestras lenguas caerán sobre los sotillos,

lubricando el camino de la juventud femínea.

Agraciados seamos, nuestros egos se complacen.

Seamos los farsantes,

el fin justifica los medios.

Ya que nuestra alma cazadora es infranqueable

y la carne es abundante.

Satisfechos estamos, nuestro dios se regocija.

Hemos hecho su voluntad que le debemos.

¡Salve al dios putrefacto!

El creador de nuestra juventud estúpida,

pues en él recae la masa miserable.

¡Muerte al romántico desposeído!

Que sólo sea el rastro de los bardos,

castigado sea por engañarnos

con la afición estúpida

de quienes han sido olvidados.


12.9.10

Bazofia (Bonus)



Debo buscarte, sin brújula ni guía,
sin cabeza que me nuble con su razón.
Sobre mis pasos irá el deseo de vida,
sobre mis manos el puñado de desazón.

Mujer pétrea de la noche partida,
el imposible dulce de cielo nublado,
si supieses de todas las salidas,
Donde tu nombre he gritado.

Pero los corazones son despistados,
como arca de piedra, me niegas el camino.
Me cierras la puerta y bloqueas el paso.
Como tonto caigo en el juego fenecido.
Destruyes el sueño, he caído.

No he de buscarte, ni a ti ni nadie.
Tal cual eres, la fémina inalcanzable,
me quedo en la penumbra solitaria
sólo imaginando que algún día
alguien abra mi puerta de amor inefable.

Fensterscheibe

Todo el mundo te ama,
Eres toda una diva del vacío latente.
Hermosa de núcleo inmundo,
Todo el mundo quiere tenerte.

Actríz del gesto sincero,
sólo tu palabra vendes,
lo disfrazas de celeste cielo.
Llegas como salvadora de los inertes
que piden un poco de amor venidero.

Tú, la doncella de cartón,
tan generosa eres con los ilusos.
Un pedazo de tí basta para alimentar
a los perros infernales lujuriosos…
Tu vagina transitada,
manjar de paganos intrusos.

Mi estrella perdida,
en el firmamento indeseado,
como cuan los atraes,
cabizbaja con tu lástima jodida,
los quemas en deseo y trance.
Luego los desechas con sus vergas erguidas.

Todo el mundo te ama,
Eres toda una perra del ácido inherente.
Algún día los muertos tocarán tu puerta
¡Preparate a las consecuencias!
No todo el mundo quiere tenerte.

La Farsa (Plegaria de Fuego)

Que el fuego distante
te consuma por última vez
y rindas ante las entrañas del vahído
la ultima voz de tu insensatez.

Maldito reflejo bruno del tiempo,
ante las tinieblas del olvido.
Llegas de nuevo en fragmentos.
a corromper la nada de lo establecido.

Entras en el cuarto de exhibición,
mostrando la epifanía intima abisal
a ése mortífero bestial jactancioso,
como pacto astral de engaño pretencioso.
Sumiendo vidas en mascaradas.

¡Pobre de ti y del otro perro vicioso!
Sumidos en mascaras fatuas de farsa,
La gran farsa de las relaciones humanas
Riéndose en las carcajadas del morboso.
Creyendo que sus códigos son secretos.
Pero a voces se despilfarran.

Fuego mío, se que no debería quejarme,
he pecado de la misma manera
he mentido de forma infranqueable.
Pero mi egoísmo hoy cae
como pájaro malparido, inefable.

¡Quema la vida residente en la memoria!
¡Calma la desesperación incesante!
Déjame avanzar adelante,
Donde debería estar…
Donde todo vuelve a ser arte...

25.2.10

N.T.G.D.P.T

Entrega las costras, guía a mi demencia
Dale cuerda al espíritu oxidado,
El fuego apagado, hazlo mi estandarte.
Guíame a donde me necesitan,
Guíame a ninguna parte.

Si la caída del hombre es inminente
¿Quién soy yo para oponerme a tan magnifica obra?
Puesto que la lacra se ha extendido.
No existe hombre perspicaz, ni mujer romántica
Vivimos en el fraude más grande jamás hecho.

Niños vestidos para bailarle al falo
Niñas listas para abrirle sus puertas húmedas,
Mientras se complementa las enjundias de locura
Y las ponzoñas del vahído astral.

Gracias, Señora de los soberbios descerebrados,
Has triunfado en el conflicto milenario,
Has hecho de nosotros tus mas fervientes ciervos,
Como esclavos malditos,
No hay quién se te oponga, no hay voluntad…
Puesto a que nos llenas de gracia,
La gracia de nuestro vacío visceral.

Gracias, Señor conspirador del proceso natural,
El que nos brinda limpieza humana,
Fecundas tu obra letal sobre tus ciervos,
Y éstos te pagan con los inocentes.
Su forma de rendir el tributo cierto.

Si la caída del hombre es inminente,
He de ser yo, en primera fila el que celebre,
Puesto a que mi cuerpo no resiste tanto veneno,
Ni mi alma desea sostenerse sobre mí.
Mi mente está tan doblegada por el ajetreo
Estoy tan sofocado de ego,
Tan lleno de sarcasmo
Y mi corazón… ¡oh, mi corazón!
¿Dónde lo habré dejado?

5.1.10

Juicio y Condena

El amor no tiene vueltas,
infecta el alma y lo desmorona sobre sus propias fantasías,
¿Y quién eres tú?, sino la juez, jurado y verdugo.
La musa caída de las dagas cubiertas en viejas sangrías.
La vigilante fallida de sentencias infructuosas.
¿Quién seré yo? un hombre difamado por crímenes invisibles,
Con el manto del embustero que se me forzó a vestir.
Desertado por el energúmeno que se me pidió confianza.

Puesto a que demoliste el sendero del enamorado,
Que antes había asumido una derrota malinterpretada.
Tragaste la lengua viperina del megalómano,
Lo hiciste tu escudo y nublaste tu lucidez acongojada,
Borraste en un parpadeo los momentos y palabras,
Las emociones y promesas de una nueva bienaventuranza.
Me enviaste al Infierno de los condenados.

Y como inculpado en su procesión final,
Liberé los quejidos de perro herido sobre tus disonantes oídos.
Como una señal, dejé una rosa marchita con una cruz en tu morada
en el día veintiuno del cadáver melancólico malparido.
Día veintiuno, solsticio de ti, la Sombría Reina congelada.
Sin respuesta, sin reacciones ni vitalidad.

4.5.09

3

Hoy me llenaré de la quejumbre

y desenterraré tus cartas para corromperme.

Le gritaré al firmamento con mi voz de serpiente,

para que el aire guíe mi mensaje.

Le dibujaré una rosa a tu foto,

y voy a creer que alguna vez dijiste algo bello

y no la mierda que sueles decir hasta hoy.

Maldigo la ineptitud de mi mente.

Lamento haberte escuchado.

La maldición no ha vuelto,

pero lo necesito como un adicto irremediable.

Necesito ideas, necesito más mácula.

Recordar que la vida no es el cliché feliz,

sino la cruda ruta del pestilente sinsentido.

Invoco mis versiones sobre ti.

Las falsas imágenes ingenuas,

para que me tiñas el corazón de negro.

Quiero regresar al sollozo perpetuo

Cuando deseaba tanto por algo insignificante.

La música tenía fuego,

las mascaras eran relevantes

Y las agujas no dolían el alma.

A ti no te conjuro, tú no existes en mí.

Le hago un sortilegio a tu pasado,

Susténtame de morriña.

Cuando nos escondíamos en el parque,

Cuando jugábamos a perseguirnos.

Cuando te hablaba en francés disonante.

Cuando tú eras tres.

26.4.09

Ego





Estoy muerto,

tú lo has sabido siempre…

Pues yo soy saturador de mi condición inhumana.

Sátira es como me llamas,

pero importa poco.

Soy vagabundo,

trafico sueños,

muchas veces, pesadillas.

Pero no vendo una rosa mancillada

que le robé a una musa fenecida,

mientras le lloraba a mis pulmones negros,

por no tener otra amarga bocanada.

No te cofundas, no soy él,

sino un perdedor sin ideas

tratando de decirte algo,

Pero a la vez nada.

Sólo soy un mentiroso,

no tengo talento.

La Muerte me odia pues no ha de pudrir mi carne,

pero tú lo has hecho, mi bella heroína…

Gobiernas en mí

con tu desplante sideral.

En la gran mascarada dictas

la palabra del segador pasional

y en sus caras los encierras

Estáticos y fatuos.

Conozco tu truco

mi bella súcubo.

Pero llegué a una conclusión…

Ya no te necesito.